Cada año las rosas realizadas en los talleres de la Fundación Vicente Ferrer recorren 8.000 kilómetros para que miles de personas puedan celebrar Sant Jordi.