A través de dos testimonios conocemos la realidad pasada y presente de la comunidad dálit. A pesar de que la Constitución India de 1949 prohíbe la “intocabilidad”, los dálits siguen siendo víctimas de tratos crueles y degradantes.